Descubre más acerca de la recarga de coches eléctricos, el nuevo modelo de movilidad sostenible.

En los últimos años el coche eléctrico se ha popularizado de forma notable. Cada vez son más las marcas de automóviles que se suman a la innovación y desarrollo de este tipo de vehículos. Así que poco a poco vamos viendo como el modelo de coche eléctrico se va implantando en nuestra sociedad. Por ello, la recarga de coches eléctricos es un tema cada vez más presente en nuestras vidas.

Aunque es cierto que aún estamos en la fase de introductoria de este modelo, parece claro que el motor eléctrico desbancará al tradicional motor de combustión interna. Además, supondrá el primer paso hacia una nueva forma de movilidad en nuestra sociedad. Una movilidad apoyada en dos pilares fundamentales: la tecnología y la sostenibilidad.

Indudablemente, las ventajas a la hora de adquirir un coche eléctrico están aumentando. Por tanto, es muy probable que en un futuro próximo veamos cómo la compra de un coche eléctrico será mucho más recomendable que la compra de un coche de combustión. Sólo tenemos que fijarnos en la legislación vigente, que es cada vez más favorable hacia este modelo, con ventajas en la circulación y aparcamiento de vehículos eléctricos en las grandes ciudades. En contra de las restricciones a los vehículos de combustión más contaminantes.

A continuación, os explicamos todo lo que debéis saber sobre la recarga de vehículos eléctricos en una vivienda.

Recarga de coches eléctricos en viviendas unifamiliares

En España, el Real Decreto 1053/2014 aprueba la Instrucción Técnica Complementaria (ITC), que regula las infraestructuras para la recarga de coches eléctricos. Esta ley recoge todos los estándares que deben cumplir este tipo de instalaciones y regula además las plazas de carga en aparcamientos públicos y privados. En ambos casos, un aparcamiento debe contar con una estación de recarga por cada 40 plazas.

Sobre la carga de vehículos en viviendas unifamiliares, la ley dicta que se deberá habilitar un circuito adicional para la recarga de coches eléctricos y que este circuito no podrá superar los 9,2 kW de potencia.

¿Qué opciones tenemos para la recarga de un vehículo eléctrico en nuestra vivienda?

Actualmente contamos con cuatro modos de recarga:

Carga lenta

Modo 1: En este modo la recarga se realiza mediante una toma estándar que no está destinada exclusivamente a la recarga del vehículo eléctrico. Es decir, recargamos el coche eléctrico usando un enchufe convencional de 230 V. Por ello, este modo de carga está destinado a pequeños vehículos eléctricos (patinetes, hoverboards etc…), y no es aconsejable para vehículos eléctricos de gran tamaño como un coche.

«Carga lenta» (Modo 2): Es una recarga monofásica a 230 V, con un máximo de 3,7 kW. Se realiza a través de la instalación de una caja que se conecta a un enchufe convencional dedicado exclusivamente a la recarga del coche eléctrico. Esta caja especial, nos permite realizar la recarga cumpliendo con todos los estándares de seguridad. El tiempo de recarga varía en función de la capacidad de la batería del vehículo, suele rondar las 8 o 10 horas de media, por lo que es ideal para la recarga nocturna del vehículo.

Carga rápida

«Recarga semi-rápida» (Modo 3). Este modo de recarga requiere la instalación de un Wallbox, una estación de carga destinada únicamente para coches eléctricos. Por lo tanto, es uno de los sistemas más recomendables para la recarga de vehículos 100% eléctricos y es el sistema que encontramos en las plazas de carga públicas. Además, ermite una recarga monofásica y también trifásica, por lo que podemos recargar nuestro vehículo a más de 7,2 kW, siempre y cuando lo permita. Por lo tanto, el tiempo de recarga se sitúa al rededor de 3 o 4 horas, siempre dependiendo de la capacidad de la batería del vehículo.

«Carga rápida» (Modo 4). Este tipo de recarga sólo está disponible en estaciones de carga debidamente preparadas y ubicadas fuera de nuestra vivienda. Permite realizar una recarga a más de 50 kW, por lo que podremos recargar un 70% de la capacidad de la batería en menos de 30 minutos. Este tipo de cargas son recomendables cuando nos encontramos fuera de casa y necesitamos recargar nuestro vehículo en un breve periodo de tiempo. Aunque no son recomendables para una vivienda, debido a su elevado coste, tanto de la propia estación como de la instalación. Además, la red eléctrica de la mayoría de las viviendas no está preparada para este tipo de instalaciones.

Estas son las distintas modalidades de carga que existen actualmente para coches eléctricos. Las más utilizadas y las más recomendables para una vivienda son el modo 2 y 3, pero todo dependerá de las características del vehículo y de la vivienda. Lo más recomendable es seguir las indicaciones del fabricante y realizar las recargas siguiendo sus pautas, así nos aseguraremos de alargar al máximo la vida útil de la batería y podremos disfrutar al máximo de la movilidad sostenible.

Te recomendamos que leas nuestros posts para descubrir prácticos consejos para tu vivienda.